La familia colonial en Chile

La sociedad chilena de 1710 es una comunidad en la que la presencia e influencia del Estado y de la Iglesia es mayor y más extensa.

Hay un orden que traspasa el cuerpo social y que estructura a los individuos dentro de una nación, entendiendo por ésta al conjunto de personas de un mismo origen, generalmente un mismo idioma y una tradición común. Su base es la familia, que en Chile sigue el modelo tradicional de la sociedad cristiana occidental.

Sin embargo, por las formas en que se da la convivencia en este Reino. al igual que el resto de América, con la palabra familia, además del núcleo formado por padres, hijos y parientes cercanos. se puede expresar una red social más extensa donde caben todos aquellos que por vínculos de amistad, trabajo o servidumbre o por vivir bajo el mismo techo, son considerados de alguna manera como parte de ella.

Salvo rarísimas excepciones, en 1710 corre por las venas de los criollos no sólo sangre indígena y europea, sino que también una misma savia producto del matrimonios entre personas con una ascendencia común.

Familia Chilena de la Colonia

La familia se caracteriza por su estabilidad en el plano de la unión de los cónyuges como en el de la permanencia en un lugar geográfico. Es frecuente que el arraigo a la tierra que los ha visto nacer se traspase de padres a hijos. Si bien algunos de sus miembros emigran por motivos laborales o afectivos a otras zonas, la mayoría de ellos se queda en un área determinada y se casan con vecinos, lo que también contribuye a la endogamia ya señalada. Así, paulatinamente se empiezan a vincular determinados apellidos a lugares específicos.

Otra característica de la familia chilena que ya está presente al iniciarse el siglo XVIII, es el relevante papel que juega la mujer en ella. Si bien el padre es la autoridad y ello queda de manifiesto para quienes son ajenos a la familia, la verdad es que en todos los niveles, rige casi un matriarcado. Hasta este momento y desde la Conquista el padre ha estado en la guerra, trabajando en las minas, arriando animales, movilizándose a grandes distancias por motivos de trabajo, en fin, su permanencia en el hogar no siempre ha estado asegurada por largas temporadas. Es la mujer entonces la que educa, corrige, castiga, enseña las oraciones y hace rezar a los niños. También decide sobre gastos y economías y, a pesar de que se piense lo contrario, quien en definitiva resuelve si se concreta o no el matrimonio de cada hijo. Así, de manera sutil ella ejerce una verdadera autoridad.

Familia mestiza

Junto al modelo tradicional de familia, también conviven aquellas conformadas por meros convivientes y sus hijos y las familias indígenas. La primera es más frecuente en las zonas rurales, entre peones e inquilinos y, a pesar de no existir matrimonio. son de gran estabilidad y permanencia. En el caso de la familia indígena, a pesar de asumir muchas costumbres y categorías europeas, continúa conformada según sus cánones étnicos tradicionales, aun viviendo en territorios al norte del Biobío: el matrimonio sólo es un contrato pactado entre el pretendiente y el padre de la mujer. Esta bien poco puede opinar sobre el asunto y debe conformarse con el hecho de que ha sido cambiada por algunos animales y objetos que el novio entrega a su progenitor. Además, puede que tenga que compartir suerte con otras mujeres, pues, a pesar del esfuerzo de las autoridades y de la Iglesia, es frecuente la poligamia.

El número de hijos naturales o nacidos fuera de matrimonio es importante, pero claramente ha disminuido respecto a lo que ocurría en el siglo XVI.


Texto de «Chile en cuatro momentos: 1710» de Universidad de Los Andes (2010)

Más información en:

Matrimonio y familia en Chile colonial en memoriachilena.cl
La vida privada durante la colonia en memoriachilena.cl
Mujeres «al monte» en Chile colonial: historias de fugas, anhelos y amor en Archivo Nacional de Chile

En el sitio Memoria Chilena puedes descargar:

Mellafe, Rolando. Tamaño de la familia en la historia de Hispanoamérica: 1562-1950

Toro Céspedes, María Stella. La mujer en la Sociedad Colonial: guerra, patrimonio, familia, identidad (1540-1800).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *