El Mestizaje

Muchos factores incidieron en la formación social del pueblo chileno. El resultado fue la mezcla de español con indígena, es decir, una población esencialmente mestiza.

Pintura de Castas. Siglo XVIII

A diferencia de la América sajona, que fue colonizada por grupos de familias, la conquista de Chile y la de la América hispana fue efectuada por soldados que llegaron al Nuevo Mundo, en su gran mayoría, sin mujer. Además de venir solos, los conquistadores peninsulares, fruto de los largos siglos de presencia islámica en su suelo, no traían consigo prejuicios étnicos.

Así, por la vía del matrimonio o de la unión libre, los mestizos se multiplicaron rápidamente. «Como la tropa no podía aspirar a matrimonios con españolas (muy pocas vinieron a América), el soldado tomó las hijas de los indios y procreó la tercera casta de mestizos … y de estos mestizos y mestizas ha venido otra casta que se dice cuarterona», relata en su crónica el jesuita Gómes de Vidaurre. Este cruzamiento no sólo fue rápido, sino que bien mirado, desde un principio, por los propios españoles. El connotado cronista colonial Alonso de Ovalle, hace mención en sus escritos a la «buena liga» que han hecho en Chile la sangre española e indígena.

Las mismas modalidades de las instituciones españolas en tierras americanas contribuyeron a encauzar, desde un comienzo, el proceso de mestizaje, que culminaría en la formación del conglomerado diferenciado y relativamente homogéneo del pueblo chileno. «En la encomienda – según Francisco Antonio Encina – se gestó principalmente la raza chilena …, ella meció la cuna de la cultura actual de nuestro pueblo».

Pintura de Castas. Siglo XVIII

Las condiciones geográficas fueron fundamentales. La remota y aislada posición del país dio un rígido marco a su desenvolvimiento interno, haciendo difícil la llegada de extranjeros. Por otra parte, la concentración de la población hispano-aborigen en el llano central favoreció los contactos entre ambas etnias, fortaleciendo el mestizaje.

Los factores económicos también posibilitaron el encuentro de los diferentes grupos étnicos. La vida económica del país se concentró en las encomiendas y en las mercedes de tierra, adquiriendo un marcado tono rural, que posibilitó el surgimiento del mestizo. El indio, sometidos a las prestaciones de trabajo, desapareció con sus características originales e la zona Central de Chile, siendo reemplazado por el mestizo, que lo sustituyó, además, como mano de obra.

Los elementos culturales también incidieron en la conformación del pueblo chileno. Las leyes, costumbres y creencias impuestas por la Corona española a lo largo de casi tres siglos de dominación provocaron el surgimiento de una sociedad marcada por el respeto al Rey, a las creencias religiosas caracterizadas por la obediencia pasiva a la autoridad, fundamentada en la existencia de dos dogmas: el de la majestad divina y el de la majestad real.

Pintura de Castas
Anónimo, siglo XVIII. Museo Nacional del Virreinato (Tepotzotlán)

La progresiva desaparición del indio en la zona Central de Chile fue motivada por la larga separación de los sexos y las familias, como consecuencia del trabajo de los hombres en los lavaderos de oro y de las mujeres en las tareas domésticas; la guerra de Arauco, y las enfermedades y las plagas trasplantadas desde Europa por el conquistador. Paralelamente, surgía el mestizo.

A diferencia del indio y el negro, el mestizo fue considerado un hombre libre y plenamente capaz, lo cual no impidió que por su condición racial fuese discriminado y condenado a un oscuro destino. La sociedad colonial, organizada de acuerdo a un rígido sistema que distribuía la población en castas claramente diferenciadas y ordenados jerárquicamente de acuerdo con el color de su piel, en un principio no toleró la existencia de este grupo cuya situación social no estaba clara.

Denominación de las castas en América

Los mestizos se convirtieron en marginados sociales que deambularon por los campos y distritos mineros empleando sus brazos como peones. Muy pobres, inestables y ajenos a toda norma de orden social, se movían de un lugar a otro convirtiéndose en un problema para las autoridades coloniales.

Su situación comienza a variar hacia fines del periodo colonial. Ya entonces, la gran masa de la población estaba formada por mestizos, a los que se sumaban negros, mulatos y zambos, además del elemento blanco, absolutamente minoritario. El proceso de homogeneización y, más tarde, la independencia con sus ideales igualitarios, hicieron posible la transformación de la sociedad y, con ella, la valoración del mestizo.(*)

En los diversos sectores de la sociedad predominan los individuos surgidos del proceso de fusión de blancos e indígenas. En los albores de la independencia, esta población, con rasgos culturales, de vivienda, vestuario y alimentación que oscilan entre los europeos y los aborígenes, deja de ser mencionada como tal. La causa: pese a ser la base de nuestra nacionalidad, aparentemente, su identidad es ya indiscernible.


Texto de: «Los 100 eventos de la historia de Chile» (Editorial Los Andes, 1990).

(*) La abolición del sistema y la nomenclatura de castas en Chile se produjo el 3 de julio de 1818, cuando Bernardo O’Higgins envió una orden a todas las parroquias del Reino exhortando a los párrocos a no registrar las castas en los bautismos y declarar a todos como chilenos. Ese documento se conoce como el «decreto de la chilenidad». De ese modo, las características pluriétnicas y multiculturales de nuestro país se redujeron a una sola categoría englobante. (memoriachilena.cl)

Más información en:

El proceso de mestizaje en memoriachilena.cl

Criollos, mestizos, mulatos o saltapatrás: cómo surgió la división de castas durante el dominio español en América de BBC Mundo.

En el sitio Memoria Chilena puedes descargar:

Medina, Eduardo y Téllez, Eduardo. Francisco Martínez de Vergara y la cacica de Chacabuco : Un capítulo del mestizaje «aristocrático» en el Chile Colonial .

Montecino, Sonia. Sangres cruzadas : mujeres chilenas y mestizaje .

Mörner, Magnus. Estratificación social hispanoamericana durante el periodo colonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *